Factor

La inversión mundial en renovables creció un 1% en 2019, hasta 282.200 millones de dólares, gracias a la eólica marina

viernes, 17 de enero de 2020 | Mercados

 

Una serie de acuerdos de miles de millones de dólares frente a las costas de China continental y Taiwán, y en aguas británicas, francesas y holandesas, hicieron posible que, en 2019, se estableciera un máximo histórico para la energía eólica marina y que, finalmente, la inversión en nueva capacidad de energía renovable en todo el mundo fuera de 282.200 millones de dólares en 2019, un 1% más que los 280.200 millones de 2018, con el mayor mercado del mundo (China) perdiendo fuelle, pero con Estados Unidos estableciendo un nuevo récord.

Los últimos datos de BloombergNEF (BNEF) muestran cómo lo que habían sido unos primeros meses moderados de 2019 dieron paso a una segunda mitad de año más animada, sobre todo por el mercado de eólica terrestre de EEUU y, en particular, la eólica marina en China y Europa.

El aumento tardío en la financiación de energía eólica marina llevó la inversión en nueva capacidad del sector a los 29.900 millones de dólares, con un aumento del 19% sobre 2018 y $ 2.000 millones más que en el año récord de 2016. Entre los proyectos offshore que alcanzaron un cierre financiero en el cuarto trimestre estuvieron los 432MW del parque Neart na Gaoithe frente a la costa escocesa de 3.400 millones de dólares, el proyecto Miamos Formosa II de 376MW frente a Taiwán, de 2.000 millones de dólares, y la instalación Fuzhou Changle C de 500MW en el Mar Oriental de China, de 1.500 millones de dólares. El primero de los proyectos de energía eólica marina de Francia, el de 480MW y $ 2.500 millones de Saint Nazaire, fue aprobado en el tercer trimestre.

Tom Harries, jefe de investigación eólica de BNEF, comentó: “Los desarrolladores de energía eólica marina chinos adelantaron 15 proyectos para superar la expiración programada de la tarifa de alimentación de ese país. Esperamos que el impulso global del sector continúe en 2020, con el enfoque en proyectos a escala de gigavatios en el Mar del Norte británico y los primeros arreglos comerciales en la costa este de Estados Unidos».

Al observar las cifras generales de inversión en capacidad de energía renovable para 2019, la energía eólica (terrestre y marina) lideró el camino con $ 138.200 mil millones a nivel mundial, un 6% más. La energía solar estuvo muy cerca, con $ 131.100 millones, un 3% menos. La caída de los costos de capital en energía eólica y solar significa que es probable que la suma de ambos haya añadido alrededor de 180 gigavatios de capacidad el año pasado, unos 20GW más que en 2018.

Entre los sectores más pequeños, la biomasa y la conversión de residuos en energía registraron una inversión de capacidad de $ 9.700 millones en 2019, con un aumento del 9%. La energía geotérmica languideció hasta $ 1.000 millones, un 56% menos. Los biocombustibles disminuyeron un 43%, hasta una cifra estimada de $ 500 millones, y las pequeñas centrales hidroeléctricas, un 3% menos y un total de $ 1.700. millones.

China fue nuevamente el mayor inversor en energías renovables, con $ 83.400 millones en 2019, cantidad un 8% inferior a la de 2018 y la más baja desde 2013. El gigante asiático registró un aumento del 10% en la inversión eólica, hasta $ 55.000 millones, pero la energía solar cayó un 33% a $ 25.700 millones, menos de un tercio de la cifra de auge alcanzada en 2017. Estados Unidos fue el segundo país inversor más grande en capacidad de energía renovable, con $ 55.500 millones, un 28% más que en 2018 gracias a la avalancha de desarrolladores eólicos y solares para calificar para créditos fiscales federales que iban a reducirse en 2020.

«Es notable que en este tercer año de la presidencia de Trump, que no ha sido particularmente partidario de las energías renovables, la inversión en energía limpia de los Estados Unidos estableció un nuevo récord”, dijo Ethan Zindler, jefe de América de BNEF, señalando que el segundo año más importante en inversión ($ 45.700 millones) fue el primer año de Trump, 2017. “Estas tecnologías son más competitivas en cuanto a costos que nunca, y el hecho de que hubiera un recorte del crédito fiscal en el horizonte hizo que el mercado estuviera particularmente animado en 2019”.

Inmediatamente detrás de EEUU figura Euyropa, con unas inversiones de $ 54.300 millones en capacidad de energías renovables, un 7% menos. España lideró el camino con $ 8.400 millones, un 25% más que en 2018 y la cifra anual más alta del país desde 2011.

Pietro Radoia, asociado senior de energía solar en BNEF, dijo: «La inversión solar de $ 6.000 millones en España en 2019 es impresionante porque estos proyectos avanzan a costos récord por megavatio. Los desarrolladores están construyendo parques fotovoltaicos sobre la base de tarifas bajas acordadas en subastas del gobierno o, cada vez más, sin ningún tipo de subsidios”.

El Reino Unido invirtió $ 5.300 millones, un 40% menos y su nivel más bajo desde 2007. Alemania bajó un 30% a $ 4.400 millones, su nivel más bajo desde 2004, y Suecia bajó un 19% a $ 3.700 millones, pero los Países Bajos subieron un 25% a $ 5.500 millones, Francia un 3%, con $ 4.400 millones, y Ucrania, un 56% más con $ 3.400 millones.

Japón invirtió $ 16.500 millones en capacidad renovable, principalmente solar, en 2019, un 10% menos, mientras que Australia comprometió $ 5.600 millones, un 40% menos. India invirtió $ 9.300 millones en energía verde, un 14% menos que en 2018, mientras que los Emiratos Árabes Unidos invirtieron un récord de $ 4.500 millones, casi todo en el complejo solar térmico y fotovoltaico Al Maktoum IV de 950MW en Dubai.

En América Latina, Brasil aumentó la inversión en capacidad de energía renovable en un 74% a $ 6.500 millones el año pasado, mientras que México comprometió $ 4.300 millones, un 17% más, y Chile $ 4.900 millones, cuatro veces más, y Argentina, $ 2.00 millones, un 18% menos.

La definición más amplia de BNEF de la inversión total en energía limpia, que incluye dinero destinado a investigación y desarrollo, y a empresas especializadas a través de ofertas públicas de ventas de participaciones y acuerdos de capital riesgo y capital privado, fue de $ 363.300 millones en 2019, cifra ligerísimamente superior a los $ 362.500 millones revisados ??del año anterior.

Dentro de este total, los mercados públicos invirtieron $ 9.300 millones en energía limpia, un 13% menos que en 2018, mientras que los inversores en capital riego / private equity aportaron $ 10.500 millones, con un aumento del 6% y su cifra más alta desde 2010. Las compañías estadounidenses de automóviles eléctricos representaron los mayores negocios en ambas categorías.

La inversión en I+D corporativa y gubernamental en energía limpia totalizó $ 45.700 millones en 2019, un 1% más.

 

Fuente: El Periódico de la Energía