Factor

La lucha contra el cambio climático como eje de la política exterior de la UE

martes, 21 de enero de 2020 | Mitigación

 

Bruselas aspira a liderar la lucha contra el cambio climático, pero al mismo tiempo es consciente de que necesita la implicación de otros países.

La diplomacia climática se ha convertido en un elemento clave en muchas de las negociaciones que se desarrollan a nivel internacional.

Bruselas es consciente de que las consecuencias del cambio climático abarcan todos los ámbitos, desde la economía hasta la seguridad en el mundo.

"El clima es definitivamente un gran multiplicador de amenazas", afirma Jennifer Tollmann, asesora política del equipo de Diplomacia Climática E3G. "En las regiones frágiles o en las regiones que se recuperan de una guerra, el impacto climático puede ser un elemento desestabilizador. Y afortunadamente muchos países europeos son conscientes de ello. De hecho, en los últimos diez años han sido muy activos, especialmente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Para los Estados miembros, 2020 es también el año del Brexit. Y el divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea podría tener consecuencias para la diplomacia climática comunitaria.

"Reino Unido tiene el mayor número de diplomados en energías y clima dentro del equipo que trabaja en estas cuestiones. Como consecuencia, cuando se retiren, Europa necesitará más licenciados porque de lo contrario va a perder casi 150 diplomados", añade Tollmann. "Por el momento, hay muy pocos países europeos que inviertan tanto en diplomacia climática, en términos de personas sobre el terreno, y en términos de poder mantener contactos diarios con ministros en países como Nigeria o China".

Pero para abordar la esfera internacional, la Unión Europea va a tener que resolver antes sus diferencias internas. Y España ya ha dejado claro que no está contenta con la partida financiera del Fondo de Transición Justaque le ha sido asignada.

"Estamos preocupados porque vemos que es muy verde pero no muy justo, en este momento. Por eso quiero asegurarme de que mis colegas europeos entiendan que esto debe ser objeto de especial atención", ha declarado Arancha González Laya, Ministra española de Asuntos Exteriores.

A España le correspondería tan sólo un 4% del Fondo de Transición Ecológica. Un porcentaje claramente inferior al de otros países como Polonia, que fueron mucho más negativos durante las negociaciones para fijar los objetivos europeos de neutralidad climática.

 

Fuente: Euronews