Factor

La posidonia puede capturar microplásticos según un estudio de la UB

lunes, 18 de enero de 2021 | Mitigación

 

Las praderas marinas de posidonia oceánica tienen la capacidad de capturar y extraer plásticos vertidos al océano, llegando a apresar cerca de 867 millones de microplásticos cada año en aguas costeras, según un estudio de la Universitat de Barcelona (UB).

La profesora Anna Sànchez Vidal, del grupo de Investigación en Geociencias Marinas de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la UB, lidera este estudio, que se realizó en el litoral de Mallorca y que ha sido publicado en la revista Scientific Reports.

Se trata de un estudio pionero en la descripción del mecanismo natural de la posidonia para capturar materiales del agua, en el que también han participado los expertos Miquel Canals, William P. de Haan, Marta Veny y Javier Romero.

“Todo indica que los plásticos quedan atrapados en los herbazales de posidonia, donde son incorporados a unos aglomerados de fibras naturales en forma de bola -egagrópilas o bolas de Neptuno-, que son expulsadas del medio marino durante las tormentas”, explica Sànchez Vidal.

“La mayoría de los microplásticos atrapados son filamentos, fibras y fragmentos de polímeros más densos que el agua de mar”, añade Sànchez Vidal.

Cuando hay períodos de fuerte oleaje, estas bolas con los microplásticos son expulsadas y depositadas en las playas, un fenómeno que se estima que puede atrapar hasta 1.470 plásticos por kilogramo de fibra vegetal, una cantidad que el estudio considera relevante.

 

El fondo del mar sumidero de plástico

La contaminación de los plásticos generados por la actividad humana es un grave problema medioambiental que afecta a ecosistemas costeros y oceánicos de todo el planeta.

Desde que se empezaron a fabricar de forma masiva en los años cincuenta del siglo XX, estos materiales sintéticos se han ido vertiendo y acumulando en los océanos —los fondos marinos actúan como sumidero final de microplásticos— y son transportados por las corrientes oceánicas, el viento y las olas.

“El plástico que encontramos flotando en los océanos es solo un pequeño porcentaje de todo lo que hemos vertido al medio marino», alerta Anna Sànchez-Vidal.

El servicio ecosistémico de la posidonia descrito ahora tiene un valor significativo en un área marina como el Mediterráneo, con elevadas cantidades de plástico tanto en la superficie como en los fondos marinos, y con praderas de posidonia que pueden llegar a ocupar grandes extensiones situadas hasta los cuarenta metros de profundidad.

“Por ello, es preciso proteger y conservar estos ecosistemas tan vulnerables, y la mejor estrategia de protección ambiental para mantener los océanos libres de plásticos es reducir los vertidos, una acción que exige limitar drásticamente su uso por parte de la población”, concluyen los expertos.  

 

Fuente: EFEverde