Factor

La UE destina 10 millones a ayudar al País Vasco a combatir el cambio climático

jueves, 20 de febrero de 2020 | Mitigación

 

La Comisión Europea invertirá casi 10,3 millones de euros a un proyecto que ayude a desarrollar la Estrategia de Cambio Climático del País Vasco 'Klima 2050', que es el instrumento del Gobierno dirigido por Íñigo Urkullu para asegurar la resiliencia del territorio vasco, con el que intentará que la mayoría de sus ciudadanos cambien sus hábitos para frenar los peores efectos climáticos.

Ese montante forma parte de una inversión de 101,2 millones de euros para proyectos del Programa LIFE de Medio Ambiente y Acción por el Clima, que financia 10 proyectos a gran escala en nueve Estados miembro de la UE (Chequia, Chipre, Eslovaquia, España, Estonia, Francia, Grecia, Irlanda y Letonia) con el fin de ayudar a la transición de Europa hacia una economía sostenible y la neutralidad climática, según anunció este lunes la Comisión Europea.

Uno de ellos es la mejora de la resiliencia del País Vasco al Cambio climático (proyecto LIFE-IP Urban Klima 2050). La descripción de ese proyecto indica que tanto el sur como el sureste de Europa serán áreas críticas afectadas por el cambio climático. En España hay varias regiones que se han desarrollado estrategias, planes o programas de adaptación al cambio climático, pero muy pocas están implementando y actualizando efectivamente sus planes, entre ellas el País Vasco.

El Gobierno vasco ha impulsado la Estrategia Klima 2050, que abarca acciones de adaptación y mitigación, con el objetivo de mejorar radicalmente la resiliencia del País Vasco al cambio climático.

El proyecto LIFE Urban Klima 2050 ayudará a implementar esta Estrategia promoviendo su integración en la tierra y la planificación urbana, así como en otras áreas políticas, como la salud, el agua y la energía, y proporcionará información de las acciones piloto en áreas urbanas, cuencas fluviales y regiones costeras sobre formas de aumentar la resiliencia.

Esta iniciativa también intentará aumentar el compromiso de la comunidad asegurando que el 70% de la población local esté dispuesta a cambiar sus hábitos para apoyar la acción climática.

 

SEIS ÁMBITOS

Uno de los vicepresidentes ejecutivos de la Comisión Europea, Frans Timmermans, indicó que el Ejecutivo comunitario contribuirá "a conservar valiosos hábitats naturales, a mantener el aire limpio y a reducir la contaminación en muchos lagos y ríos de Europa" con esa inversión de algo más de 100 millones de euros para proyectos LIFE.

El comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, apuntó que "los proyectos integrados LIFE permiten a las autoridades de los Estados hacer que se sienta de verdad la diferencia en el medio ambiente y en la vida de las personas", y ayudarán a mejorar la "resiliencia ante un clima cambiante".

Los proyectos tratarán la calidad de vida de los ciudadanos al ayudar a los Estados miembro a cumplir la legislación de la UE en seis ámbitos: naturaleza, agua, aire, residuos, mitigación del cambio climático y adaptación a éste.

Además, apoyan la aplicación de la legislación medioambiental y climática de manera coordinada y a gran escala territorial, aprovechando la financiación procedente de otras fuentes de la UE, los agentes nacionales y regionales y los inversores privados.

Se prevé que las inversiones del programa LIFE movilicen más de 6.500 millones de fondos complementarios, ya que los Estados miembro de la UE también pueden utilizar otras fuentes de financiación, incluidos los fondos agrícolas, regionales y estructurales de la UE, así como fondos nacionales y la inversión del sector privado.

Los proyectos a gran escala apoyarán el Pacto Verde Europeo y la ambición de la UE de convertirse en el primer continente climáticamente neutro de aquí a 2050. También ayudarán a restaurar y a conservar los ecosistemas y las especies, a avanzar hacia una economía circular, a mejorar la calidad del aire y del agua, a impulsar las finanzas sostenibles y a aumentar la resiliencia frente al cambio climático en Europa.

 

Fuente: Siglo XXI