Factor

La UE destinará 1 de cada 3 euros de su programa de investigación e innovación a un solo objetivo: la lucha contra el cambio climático

martes, 09 de octubre de 2018 | Mitigación

La Comisión Europea ha difundido un comunicado oficial hace unos minutos en el que anuncia que los comisarios de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas, y Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, han acogido "con satisfacción" la publicación del último informe que sobre cambio climático ha elaborado el Intergovernmental Panel on Climate Change. El informe alerta explícitamente sobre la necesidad de que las naciones sean más ambiciosas en sus objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. La Comisión Europea ha anunciado que va a proponer que se invierta el 35% del presupuesto del programa en los objetivos de lucha contra el cambio climático mediante el desarrollo de soluciones innovadoras, eficientes y sin emisiones de carbono". 

El comisario de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, y el comisario de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas, "han acogido con satisfacción -informa la Comisión Europea (CE)- el informe, que se hace público dos meses antes de la Cumbre del Clima de Katowice (Polonia) y que proporciona una base adecuada a la propuesta de estrategia de la UE, que la Comisión presentará en noviembre, para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a largo plazo". Según la Comisión, el informe, que versa sobre los efectos que produciría un calentamiento global de 1,5°C con respecto a los niveles preindustriales de emisiones, "proporciona a los responsables políticos de todo el mundo un sólido fundamento científico a sus esfuerzos por modernizar la economía, hacer frente al cambio climático, promover el desarrollo sostenible y erradicar la pobreza". El informe ha sido financiado por la Unión Europea.

La Comisión repasa los prolegómenos
Hace tres años, cuando 195 países adoptaron el Acuerdo de París, la Unión Europea pidió al IPCC que indicara las medidas necesarias para que el mundo limitara el calentamiento global a 1,5°C, y lo que podría suceder si no se hiciera. La ciencia da ahora la respuesta y esta "no puede ser más clara", explican desde la Comisión: "el Informe Especial confirma que la limitación del cambio climático a 1,5°C es necesaria para evitar las peores consecuencias y reducir la probabilidad de fenómenos meteorológicos extremos". El informe demuestra que el calentamiento global provocado por el hombre ha alcanzado ya una temperatura de 1°C por encima de los niveles preindustriales y está aumentando a un ritmo de 0,2°C por década. "El impacto del calentamiento del planeta -explica la CE- está transformando ya nuestro medio ambiente, como lo confirman los cambios detectados en la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos", por lo que la Unión Europea se compromete a seguir trabajando "para hacer frente a estos retos y espera que otros hagan lo propio. Todas las partes deben redoblar sus esfuerzos para cumplir los compromisos contraídos en el marco del Acuerdo de París".

Futuro inmediato: Katowice
El informe muestra que es factible limitar el calentamiento a 1,5°C, "siempre que actuemos ya y utilicemos todos los medios a nuestro alcance". En diciembre, tendrá lugar la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Clima (CoP24) en Katowice (Polonia) para evaluar los avances logrados con respecto a los objetivos globales en materia de clima. Pues bien, según la Comisión Europea, "la comunidad internacional ha de ser más ambiciosa en este tema; tenemos que cumplir nuestros objetivos y empezar a prepararnos para conseguir, lo antes posible en este siglo, una economía neutra en emisiones de carbono. Este es el mensaje que llevaremos a Katowice".

La Comisión está trabajando, "a partir de la valiosa aportación del informe", con el fin de presentar en noviembre una estrategia de la UE "para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a largo plazo, con una visión de conjunto para la modernización de nuestra economía, nuestras industrias y nuestro sector financiero". La CE señala en ese sentido que la Unión "trabajará para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en consonancia con el Acuerdo de París, y para que nuestra economía sea más moderna, innovadora, competitiva y sólida".

La investigación y la innovación -explican desde la CE- han de desempeñar "un papel crucial en nuestros esfuerzos por hacer frente al cambio climático y para que la UE siga liderando esta causa". Según reza el comunicado oficial que ha difundido esta tarde la Comisión Europea, "el clima es un elemento esencial de nuestra propuesta «Horizonte Europa», el nuevo programa de investigación e innovación de la UE, y por ello proponemos que se invierta el 35% del presupuesto del programa en los objetivos de lucha contra el cambio climático mediante el desarrollo de soluciones innovadoras, eficientes y sin emisiones de carbono".

"El informe -concluye la CE- nos pide que seamos más ambiciosos en la lucha contra el cambio climático, para hacer que los retos se conviertan en oportunidades"

La Comisión Europea repasa los antecedentes
El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) es el órgano de las Naciones Unidas encargado de la evaluación científica del cambio climático. Sus informes se basan principalmente en publicaciones científicas y técnicas solventes y son el resultado de la labor de cientos de expertos de todo el mundo.

El IPCC decidió preparar este informe especial en respuesta a una invitación de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en su 21ª sesión, celebrada en diciembre de 2015, cuando se firmó el Acuerdo de París. El informe se ha preparado bajo el liderazgo científico de los tres grupos de trabajo del IPCC y forma parte del 6º ciclo de evaluación del IPCC, cuya finalización está prevista para 2022.

Los proyectos financiados por los programas marco de investigación de la UE y por los programas de investigación de los Estados miembros han contribuido de forma significativa al informe y hay que destacar que el 30% de los principales autores son europeos.

Para cumplir los objetivos de París, la UE necesita una inversión adicional anual de 180 millones de euros hasta 2030 en eficiencia energética, energías renovables y transporte limpio.

En marzo de 2018, la Comisión presentó su Plan de Acción en materia de finanzas sostenibles, consistente en diez ambiciosas medidas, legislativas y no legislativas, con el objetivo de movilizar fondos para la inversión y el crecimiento sostenibles.

Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas
El medio ambiente y la eficiencia energética y de los recursos son ya sectores muy destacados del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE). El FEIE 2.0 se centra aún más en las inversiones sostenibles en todos los sectores para favorecer el cumplimiento de los objetivos de la CoP21 y de los objetivos de la transición hacia una economía circular, eficiente en el uso de los recursos y de bajas emisiones de carbono. Al menos un 40% de los proyectos de infraestructuras e innovación del FEIE deberían contribuir a los compromisos asumidos por la Comisión en materia de acción por el clima, en línea con los objetivos de la COP21.

En este contexto, la Comisión propuso para el próximo marco financiero plurianual unos objetivos más ambiciosos y la integración de la lucha contra el cambio climático en todos los programas de la UE, de manera que al menos el 25% de los gastos de la UE contribuya a la consecución de los objetivos climáticos.

Menos cuarenta por ciento, como mínimo, de aquí a 2030
En el marco del Acuerdo de París sobre cambio climático, la UE se ha comprometido, de aquí a 2030, a reducir en un 40%, como mínimo, las emisiones de gases de efecto invernadero.

La UE ha establecido un marco regulador que califica de "moderno y avanzado" para la transición a las energías limpias, "en consonancia con los objetivos de la Comisión Juncker de hacer de la UE el líder mundial en energías renovables y de hacer de la eficiencia energética una prioridad".

Sobre la base de estas propuestas, los Estados miembros y el Parlamento Europeo establecieron este verano unos objetivos en materia de eficiencia energética (32,5%) y de energías renovables (32 %) superiores a los propuestos por la Comisión. En consecuencia, según el análisis de la Comisión, estos porcentajes más altos acordados por el Parlamento Europeo y el Consejo darán lugar a una mayor reducción de las emisiones en toda la UE de aquí a 2030, de un 45% en lugar del 40%.

 

 

Fuente: Energías-Renovables