Factor

La UE se lanza a la conquista del mercado de bonos verdes

martes, 14 de septiembre de 2021 | Mitigación

 

Todo listo para el gran lanzamiento. La Unión Europea se lanzará en octubre a la conquista del mercado de bonos verdes con la primera emisión de deuda para proyectos considerados sostenibles, un instrumento con el que pretende fijar el nuevo patrón para este pujante mercado y financiar un tercio de los 750.000 millones de euros que cuesta el plan europeo de recuperación aprobado para paliar las consecuencias de la pandemia. Con esta emisión europea, que se suma a las que acaban de lanzar España y Reino Unido, duplicará el volumen actual de este mercado.

“El proyecto de la Unión Europea de emitir hasta 250.000 millones de euros en obligaciones verdes de aquí al 2026 la convertirá en la mayor emisión de deuda pública verde del mundo”, aseguró ayer el comisario Johannes Hahn, responsable de Presupuestos. El interés para este tipo de productos financieros, celebró, va en aumento.

“La determinación de los estados miembros de impulsar la transición ecológica coincide con el aumento de la demanda en el mercado”. El volumen total de este mercado, dominado por Europa, se ha multiplicado por ocho desde el año 2015 aunque su peso en el mercado global de bonos es todavía muy pequeño, apenas un 0,4 % del total, de acuerdo con Fitch Ratings.

El mercado de bonos verdes se ha multiplicado por ocho desde el 2015 pero su peso en el mercado global es pequeño

El lanzamiento se produce no obstante antes de que los estados miembros y el Parlamento Europeo se hayan pronunciado sobre el marco legal de esta emisión de deuda, basada en los principios definidos por la Asociación Internacional de Mercados de Capitales pero con su propia taxonomía, según la Comisión Europea, que ha consultado también a la agencia Moody’s. El objetivo es que, tal y como ha ocurrido en otros sectores en el terreno regulatorio, las reglas europeas se conviertan en el nuevo estándar internacional para determinar qué proyectos son realmente ecológicos y poner así fin a las prácticas de greenwashing o ecoimpostura . Aunque el proyecto de que el marco legal europeo se convierta en el patrón de este mercado puede llevar un tiempo, el proyecto puede “hacer mucho para dirigir a los inversores hacia proyectos y bonos de alta calidad”, afirma el centro de estudios Bruegel.

En total, en lo que queda de año la Unión emitirá bonos verdes por valor de 80.000 millones de euros. Entre las categorías de proyectos que se financiarán con estos bonos figuran por ejemplo los destinados a mejorar la eficiencia energética o los medios de transporte sostenibles pero no aquellos relacionados con la energía nuclear, ya que no se considera que contribuya a la transición ecológica que Europa se ha propuesto impulsar coincidiendo con su estrategia de la salida de la crisis por la pandemia. En cuanto a las centrales de gas, Bruselas no descarta financiarlas puntualmente como “solución de transición” en ciertos casos.

La Unión Europea se ha propuesto ser climáticamente neutra en el año 2050 y para ello se ha fijado nuevos objetivos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero que implican a corto plazo una reducción del 55 % de las emisiones de CO2en el 2030. Para impulsar el plan, los estados miembros han aceptado que la llegada de las ayudas del fondo de recuperación por la pandemia esté ligada al lanzamiento de proyectos sostenibles. La legislación obliga a los gobiernos a dedicar el 37 % de los fondos que reciban a proyectos relacionados con el clima.

 

Fuente: La Vanguardia