Factor

Las emisiones de CO2 caen un 3% en España, tras dos años subiendo

viernes, 24 de febrero de 2017 | Mitigación

Las emisiones de gases de efecto invernadero en España cayeron en torno al 3% en 2016. Tras dos años de subida -1,7% en 2014 y 4% en 2015-, el pasado año ha venido a romper esa tendencia y vuelve a situarse en la línea de los años anteriores -entre 2008 y 2013- donde la crisis y la cercanía de la fecha del primer periodo de cumplimiento del protocolo de Kioto (2012) provocaron un descenso de las emisiones.

Son datos preliminares del experto en energía José Santamarta, recogidos en el Informe de Cambio Climático elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad. Aunque los datos oficiales que el Ministerio de Medio Ambiente debe remitir a la Convención Marco del Cambio Climático de Naciones Unidas tardan algún tiempo más en publicarse, las estimaciones que cada año elabora este experto se desvían muy poco de la cifra final oficial.

Así, después de dos años de subida, 2016 rompe esa tendencia debido «casi a una única causa», dice Santamarta, que no es otra que el descenso de la quema de carbón para la generación eléctrica en más de un 30%. Apoyando esta caída en el carbón, las energías renovables -sobre todo la eólica- cubrieron el 40,8% de la generación de electricidad, muy por encima de lo que aportó la nuclear (22,9%). Por fuentes de energía renovable, la eólica aportó el 19,3%, la hidráulica el 14,6%, la fotovoltaica el 3,1% y la termosolar, el 2,1%.

Por otro lado, las emisiones del transporte y el consumo de petróleo crecieron un 3%, pero el gas natural, que mueve las centrales de ciclo combinado de las que se echa mano para cubrir puntas en la demanda cuando sopla poco viento, aumentó un 1,4%. Hay que tener en cuenta que el gas natural emite la mitad de CO2 por kilovatio/hora producido que una central térmica de carbón, explica Santamarta.

Preguntado sobre si estos datos nos sitúan en buenas condiciones para cumplir con los compromisos de España en materia climática a 2020 -los sectores sujetos al comercio de emisiones deben reducir sus emisiones un 21% en 2020 con respecto a 2005 y los sectores difusos (transporte, residencial, agricultura y residuos) un 10%- afirmó que es un dato «aceptable», pero insistió en que «el único factor que ha ayudado ha sido la quema de carbón, algo estrictamente coyuntural e influenciado por el mercado».

En este sentido, ha recordado que durante los últimos años no se ha incrementado el volumen instalado de energías renovables. Así, en 2016 solo se instalaron 34 megavatios de potencia eólica, en 2015 esa cifra fue cero -algo que no ocurría desde los años ochenta- y en 2014 de 27 megavatios. Esta situación hace muy difícil que España pueda cumplir con el objetivo de cubrir el 20% de la demanda con renovables en 2020, dijo Santamarta.

El futuro de las emisiones de nuestro país, explica el experto, dependerá de la recuperación económica y de que el Gobierno ponga en marcha «políticas activas más decididas». A su juicio, en este momento la fotovoltaica ya puede competir a precios de mercado y el cambio tecnológico favorece la descarbonización del sistema energético sin grandes costes para el consumidor final.

 

 

Fuente: ABC