Factor

Las renovables, primera fuente de electricidad en España en 2015

viernes, 01 de julio de 2016 | Adaptación

Hubo menos viento y hubo menos lluvia que en 2014, pero, el año pasado, las fuentes de energía renovable -el viento, el agua, el sol, la biomasa- volvieron a ser las fabricantes principales de electricidad en España. Hasta el 36,9% del total de los kilovatios que usó este país brotó de esas fuentes limpias de energía. Muy lejos, en segundo lugar, quedó la energía nuclear, que produjo (aparte de ciertos residuos milenarios) el 21,8% de la electricidad. Todos esos datos (y muchos más) los hizo públicos ayer Red Eléctrica de España en su «Informe del sistema eléctrico español 2015».

Las energías renovables -informa Red Eléctrica de España (REE)- han mantenido un papel destacado en la producción global de energía del sistema eléctrico peninsular, ya que han generado el 36,9% del total: "este 2015, un año con menos viento y menos lluvia -explica REE-, la contribución de la eólica fue del 19%, mientras que la hidráulica redujo su peso hasta el 11% del total". A pesar de ello, a pesar de que produjeron menos kilovatios que en 2014 (42,8%), las fuentes limpias de energía -autóctonas (no hay que importarlas) y no emisoras de CO2- volvieron a ganarle la partida a las fuentes sucias, productoras de residuos radiactivos unas (nuclear), emisoras de gases de efecto invernadero las otras (carbón, derivados del petróleo, gas natural). Según el «Informe del sistema eléctrico español 2015» que publicó ayer REE, los siete reactores nucleares que operan en España produjeron el 21,8% de la electricidad, mientras que de las centrales térmicas que queman carbón salió el 20,3%, y de las térmicas que queman gas natural para generar kilovatios hora eléctricos salió el 10,1%.

Crece, pero sigue lejos de sus registros históricos
El Informe revela por otra parte que "la demanda de energía eléctrica ha recuperado su crecimiento tras cuatro años consecutivos de descensos". Así, y según REE, "la demanda eléctrica peninsular corregida creció un 1,6% respecto al año anterior". En 2015 la España peninsular demandó 248 teravatios hora de electricidad (demanda BC peninsular*). Esa demanda, no obstante, fue menor que la registrada en 2006: 255 teravatios hora. El sistema eléctrico peninsular -informa REE- representa algo más del 94% de la demanda total española. 

Puntas anuales máximas de demanda muy alejadas de las marcas históricas
En relación a los máximos de demanda, la punta máxima de demanda instantánea en el sistema peninsular se registró el 4 de febrero a las 19.56 horas con 40.726 MW, muy por debajo del máximo histórico de 45.450 MW registrado en diciembre de 2007. En 2015, tanto los máximos de demanda horaria peninsular correspondientes a los meses de frío como a los de calor han sido superiores a los registrados el año anterior, pero también han estado lejos de sus respectivos máximos históricos: el máximo de verano (registrado en julio, 39.928 MWh) se ha situado a prácticamente 1.000 MWh de su valor máximo histórico (que se registró en 2010). El de invierno (febrero, 40.324 MWh) ha quedado un 10,1% por debajo de su máximo histórico (alcanzado en el remoto 2007).

España exporta electricidad
El saldo neto de los programas de intercambio de energía con otros países fue nuevamente exportador, pero descendió hasta los 147 gigavatios hora (GWh), un 95,7% inferior a 2014 y el valor más bajo de toda la serie histórica. Las exportaciones descendieron a 11.725 GWh, un 10,2% menos que el año anterior, mientras que las importaciones aumentaron hasta los 11.578 GWh, un 20,0% más que en 2014.

Por interconexiones, España fue un año más exportador neto con todos los países vecinos, excepto en la interconexión con Francia, con la que registró un saldo importador de 7.320 GWh, un 105,4% superior a 2014. En las interconexiones con Portugal y Andorra, el saldo exportador aumentó respecto al año anterior en un 151,7% y un 12,5%, respectivamente, mientras que con Marruecos disminuyó un 14,4%.

La red de transporte de energía eléctrica ha experimentado durante 2015 un nuevo impulso con la entrada en servicio de 414 kilómetros de circuito, 136 nuevas posiciones de subestación y 855 MVA de capacidad de transformación. Con ello, las infraestructuras de la red española se situaron al finalizar el año en 43.124 kilómetros de circuito, 5.548 posiciones de subestación y 84.794 MVA.

Cables
Entre los proyectos concluidos en 2015, Red Eléctrica de España destaca "la instalación del primer cable del enlace que une las islas de Mallorca e Ibiza de 118 kilómetros de tramo submarino y ocho kilómetros de tramo subterráneo". Este enlace -explica Red Eléctrica- discurre a una profundidad de hasta 800 metros, es el más largo del mundo en corriente alterna "y constituye un proyecto primordial para la fiabilidad y seguridad del suministro, así como para reducir el actual aislamiento eléctrico de Ibiza". Así mismo, REE destaca que en 2015 entró en operación la línea en corriente continua entre Santa Llogaia (España) y Baixas (Francia). Con esta nueva interconexión se duplica la capacidad de intercambio entre ambos países hasta los 2.800 MW.

Los pagos por capacidad y el servicio de interrumpibilidad: responsables del 11% del precio
Según el «Informe del sistema eléctrico español 2015», el precio medio final de adquisición de la energía en el mercado eléctrico fue de 62,9 €/MWh, un 14,2% superior al precio de 2014. Asimismo, la energía final contratada en el mercado eléctrico (suministro de referencia más contratación libre) fue un 3,5% superior a la del año anterior. Durante 2015, el precio conjunto de los mercados diario e intradiario representó el 82,2% del precio final, los servicios de ajuste del sistema el 6,8%, los pagos por capacidad el 8% y el servicio de interrumpibilidad el 3% restante.

Potencia instalada
A 31 de diciembre de 2015 el parque generador de energía eléctrica en España ha aumentado ligeramente respecto al año anterior al registrar una potencia instalada de 106.247 MW, un 0,5% más que a finales de 2014. La mayor parte de la nueva potencia ha correspondido a la puesta en servicio de la central hidroeléctrica de bombeo puro de La Muela II de 878 MW y de la central hidráulica de San Pedro II de 23 MW. Este aumento de capacidad se ha visto contrarrestado con el cierre de Foix de 506 MW, la última central de fuel-gas existente en el sistema peninsular. Según REE, "las variaciones en el resto de tecnologías han sido nulas o poco significativas".

 

Las emisiones de CO2 derivadas de la generación eléctrica en España han aumentado en 2015, debido a que las centrales térmicas que queman carbón y gas han funcionado más. Así, el nivel de emisiones de CO2 del sector eléctrico español se situó en 2015 en 77,4 millones de toneladas, valor superior en un 15,1% a las emisiones de 2014. El índice de cobertura mínimo peninsular, calculado como el valor mínimo de la relación entre la potencia disponible en el sistema y la punta de potencia demandada al sistema, se ha situado en 2015 en 1,37 (lo recomendado es 1,1).

 

Fuente: Energías Renovables