Factor

Los climas más sensibles son los climas más variables

martes, 23 de julio de 2019 | Adaptación

Una nueva investigación ha revelado que una década sin calentamiento global es más probable que ocurra si el clima es más sensible a las emisiones de dióxido de carbono.

Es la conclusión de un equipo de científicos de la Universidad de Exeter y el Centro de Ecología e Hidrología en el Reino Unido, que ha llevado a cabo una investigación pionera sobre por qué se producen tanto aumentos como desaceleraciones del calentamiento de la Tierra.

Usando modelos climáticos sofisticados, el equipo, liderado por el estudiante de doctorado Femke Nijsse, ha descubierto que el clima era más sensible a la concentración de CO2 y también ha mostrado mayores variaciones de calentamiento a lo largo de una década, según publica esta semana la revista 'Nature Climate Change'. Cuando se combinaron con información de simulaciones sin aumentos de dióxido de carbono, los autores pudieron evaluar la variabilidad natural de cada modelo climático.

Femke Nijsse, de la Universidad de Exeter, explica que al "ver que incluso cuando tomamos en cuenta que los modelos climáticos sensibles se calientan más en las últimas décadas del siglo XX, estos modelos sensibles tenían más probabilidades de tener períodos cortos de enfriamiento".

La sensibilidad al clima, que se encuentra en el corazón mismo de la ciencia del clima, es la cantidad de calentamiento global que se produce a medida que aumentan las concentraciones de CO2 en la atmósfera. Durante muchos años, las estimaciones han puesto la sensibilidad climática en algún lugar entre 1,5 y 4,5 ° C de calentamiento para duplicar los niveles de CO2 preindustriales.

El estudio, apoyado por el Consejo Europeo de Investigación (proyecto 'ECCLES') y el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural del Reino Unido, encontró que las décadas de enfriamiento tenían más del doble de probabilidades a finales de siglo en los modelos de alta sensibilidad (modelos que se calientan a 4,5 ºC después de duplicar el CO2), en comparación con los modelos de baja sensibilidad (modelos que calientan a 1,5 ºC después de duplicar el CO2).

El coautor de la investigación, el doctor Mark Williamson, también de la Universidad de Exeter puntualiza que "esto no significa que la presencia de una desaceleración del calentamiento global a principios del siglo XXI implique que vivimos en un mundo altamente sensible. Al analizar todas las décadas juntas, obtenemos una mejor imagen y encontramos que las observaciones coinciden en general con una estimación central de la sensibilidad al clima".

En este sentido, Nijsse admite en un comunicado que "todavía no sabemos exactamente cuánto se calentará el sistema climático, ni tampoco sabemos exactamente cuál será el rango de variabilidad natural en las tendencias en las próximas décadas. Pero nuestro estudio muestra que estos riesgos no deberían ser considerado como separado".

El documento también estudió la posibilidad de que una década en el siglo XXI se calentara tanto como todo el siglo XX, un escenario que el equipo de investigación denomina "hipercalentamiento".

En un escenario en el que las emisiones de dióxido de carbono de los combustibles fósiles continúan aumentando, la posibilidad de un sobrecalentamiento depende incluso más de la sensibilidad climática que la tendencia a largo plazo del calentamiento global.

Aumentar la sensibilidad al clima en un 50% desde una estimación central de 3 ºC aumentaría el calentamiento global medio hasta el final de este siglo en un poco menos del 50%, pero aumentaría la probabilidad de una década de sobrecalentamiento en más de un factor de diez.


Fuente: EP