Factor

Más de 70 ciudades españolas tienen objetivos o políticas de renovables aprobados

lunes, 22 de marzo de 2021 | Mitigación

 

La pandemia ha puesto de relieve la batalla global de las ciudades por un aire más limpio y un futuro mejor. La edición 2021 del Renewables in Cities Global Status Report de REN21, el único informe que realiza un balance de los esfuerzos de transición energética de las ciudades en todo el mundo, revela que alrededor de mil millones de personas viven en ciudades que cuentan con un objetivo o política de energías renovables. El número de ciudades que han aplicado prohibiciones parciales o totales de los combustibles fósiles se quintuplicó en 2020.

Poco a poco el papel de las ciudades es cada vez más importante en la lucha contra el cambio climático. Así, 1.300 ciudades en todo el mundo tienen un objetivo o una política de energía renovable en vigor. A nivel mundial, más de 830 ciudades en 72 países tienen objetivos vinculantes de energía renovable y alrededor de 800 ciudades han implementado políticas para ayudar a promover las energías renovables en sus ciudades.

Existen 66 ciudades en todo el mundo con prohibiciones de combustibles fósiles propuestas y/o aprobadas para los sectores de calor, frío y/o transporte. Pero muy pocas se han llevado a cabo.

 

El caso de España

España es uno de los países donde se está viendo cierto movimiento por parte de las ciudades. 71 ciudades españolas tenían objetivos y/o políticas de energía renovable (de un total mundial de más de 1.300 ciudades). Esto cubre alrededor de 13 millones de personas, el 34% de la población urbana en España. Ciudades como Madrid, Barcelona y Málaga tienen objetivos 100% renovables. La mayoría de las políticas municipales identificadas en España son mandatos termosolares, presentes en al menos en 59 ciudades, todas las cuales han estado en vigor desde principios de la década de 2000. Además, las políticas a nivel de ciudad adoptadas en los últimos años (2018-2020) se centran en el transporte (por ejemplo, las zonas libres de emisiones en Madrid y Barcelona) o representan programas de subvenciones que apoyan la instalación de sistemas solares en edificios (por ejemplo, en Murcia y Barcelona).

Varias ciudades españolas han perseguido la remunicipalización de las infraestructuras energéticas; España era, a finales de 2020, el país con el segundo mayor número de casos de remunicipalización asociados a infraestructuras energéticas.

Pero, las ciudades españolas se están quedando atrás en el establecimiento de objetivos netos cero: sólo lo han hecho 16 ciudades (a nivel mundial, alrededor de 800 ciudades tenían objetivos netos cero). Además, sólo 30 ciudades de España habían declarado una emergencia climática a finales de 2020 (frente a 27 en
2019), es decir, solo tres se sumaron en un año. A nivel mundial, un total de 1.852 ciudades tenían tal declaración.

 

Principales acciones

Según indica el informe de REN21, estas son las principales acciones que se han llevado a cabo en ciudades españolas en la lucha contra el cambio climático.

1.- Ya en 2000, Barcelona, pionera de Europa en mandatos solares, adaptó su código de construcción para exigir que la energía solar térmica cubriera al menos el 60% de la demanda de agua caliente en edificios nuevos y en edificios en proceso de renovación importante.

2.- Más de 50 pueblos y ciudades españolas siguieron el ejemplo de Barcelona, que culminó con la implementación de los reglamentos técnicos nacionales de construcción en 2007.

3.- En Barcelona, el Ayuntamiento renovó su subvención de rehabilitación de viviendas en 2020 para ofrecer subvenciones de hasta el 55% del coste total de las reformas a los hogares residenciales que instalen solar térmica o solar fotovoltaica.

4.- A partir de 2020, los programas de financiación de Energía Limpia Evaluada por Propiedades (PACE) estaban comenzando a implementarse en toda Europa.

5.- Programas piloto PACE lanzados en 2020 ayudan a financiar energías renovables y otras mejoras innovadoras para el hogar.

 

En los últimos años (2018-2020), algunas ciudades españolas han adoptado políticas destinadas a descarbonizar el sector del transporte.

6.- Durante 2020 en Vitoria-Gasteiz, se brindó un incentivo económico para apoyar la expansión de los e-taxis, aunque sin un vínculo explícito con la electricidad renovable.

7.- En Madrid, solo los vehículos eléctricos de batería, eléctricos de pila de combustible y determinados vehículos híbridos enchufables pueden circular y aparcar en la ZLE (2018) sin restricciones.

8.- Barcelona aprobó una ZLE en 2019 que entró en vigor en 2020.

9.- La ampliación de las energías renovables para abordar la pobreza energética representa un desafío importante en España: Martorelles y otros municipios españoles han colaborado con cooperativas para cubrir las facturas de luz de los hogares necesitados.

10.- Comienza el interés por el hidrógeno: la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife se asoció para construir una instalación de generación de hidrógeno renovable para el transporte.

 

Financiamiento de renovables en ciudades y participación ciudadana

11.- España invirtió más en renovables en 2019 que cualquier otro país europeo, la primera vez que lo hace. La inversión total de 2019 en capacidad de energía renovable para España, de USD 8.400 millones, representó un aumento del 25% en comparación con el año anterior.

12.- Un contrato para un parque eólico en Motilla del Palancar diseñado para crear empleos locales y proporcionar electricidad a la ciudad.

 

Compromiso ciudadano para alcanzar los objetivos energéticos y climáticos

13.- Varias ciudades españolas cuentan con infraestructuras energéticas municipales, incluida Barcelona. Barcelona Energia comenzó a suministrar electricidad renovable a los edificios e instalaciones del ayuntamiento en 2018 y al público en general en 2019.

14.- Otros proyectos de municipalización energética también en Cádiz, Madrid y Zaragoza.

15.- Los ciudadanos españoles están involucrados en proyectos comunitarios de energía a través de varias cooperativas regionales.

16.- Los ayuntamientos han encabezado proyectos comunitarios de energía en ciudades españolas como Barcelona, Cádiz, Girona, Madrid, Pamplona, San Sebastián, Valencia y Valladolid.

17.- El concepto de autoconsumo colectivo, introducido en 2019, permite a los ciudadanos de zonas densamente pobladas unirse y convertirse en «prosumidores externos» mediante la inversión en instalaciones solares fotovoltaicas cerca de sus hogares y en edificios vecinos.

 

Fuente: El periódico de la energía