Factor

México enfrenta un nuevo reto: reducir las emisiones de metano

jueves, 27 de abril de 2017 | Mitigación

Después de haber alcanzado las metas del proyecto de manejo y destrucción de sustancias agotadoras de la capa de ozono (SAO) señaladas en el Protocolo de Montreal, México enfrenta ahora el reto de reducir la emisión de metano.

Así lo advirtió el investigador mexicano del Environmental Defense Fund (EDF), Daniel Zavala Araiza, al compartir en entrevista con Notimex sus investigaciones sobre los logros, alcances y retos de los contaminantes de vida corta como los gases hidrofluorocarbonos (HFC) y el mismo metano.

Luego de destacar la importancia que representa para México haber alcanzado la meta de este compromiso de forma ejemplar, recordó que no se debe pasar por alto el peligro que representan también otros gases de corta vida que aún prevalecen en la atmosfera.

Entre ellos está el mismo metano, el cual resulta acumular hasta 84 veces más calor que el mismo bióxido de carbono (CO2), por lo que a corto plazo resulta ser más peligroso, a pesar de que solo dura en la atmósfera 12 años contra los 200 que suele permanecer el CO2.

Al compartir los resultados de sus investigaciones durante los últimos cinco años en EDF, Zavala Araiza explicó que si solo tomáramos las emisiones de metano del sector hidrocarburo en México, descubriríamos que nuestro país "es el quinto emisor mundial de metano" después de Rusia, Estados Unidos, Canadá y Uzbekistán.

A ello se agrega el hecho de que el metano es uno de los principales combustibles que consume el país, ya que es una de las bases del gas natural, y del cual existe un gran desperdicio que y simplemente "se ventea" a la atmósfera.

Esto ocurre principalmente en las plantas productoras de petróleo, en donde existe lo que se conoce como gas natural asociado y que al no haber un interés verdadero en evitar su fuga, simplemente se deja escapar.

Sin embargo, debido al alto calentamiento que genera dicho gas y que es 84 veces superior al de el CO2, existe un gran reto para evitar su desperdicio en la atmósfera, para lo cual no se requieren tecnologías del próximo siglo.

En realidad, dijo, solo basta con cuidar las maquinarias existentes, las cuales durante los procesos de producción suelen tener fugas por el simple hecho de no apretar tuercas, por lo que solo haría falta una acción de mantenimiento responsable para garantizar que este gas no se fugue.

Al hacer un análisis, el investigador descubrió que si México implementara estas tecnologías para reducir entre 40 a 45 por ciento sus emisiones, "por cada pie cúbico de gas que se vende en México aumentaría el costo en menos de un centavo de peso, o sea nada".

Y la razón de esto es que el gas natural que no se fuga a la atmósfera es un producto que se puede vender, de manera que no solo se evitaría la contaminación, sino que además se vendería el gas que no se desperdicia.

En ese sentido, advirtió que si México hiciera lo necesario para cumplir con esta meta "sería lo mismo que quitar de las calles como 85 millones de coches que es más del doble de coches que hay actualmente en el país".

El experto aseguró que México se encuentra ante una oportunidad para seguir siendo ejemplo en materia de protección ante el cambio climático y el desarrollo sustentable con una visión responsable y económicamente redituable.

 

 

Fuente: Terra