Factor

Nueva Ley de información no financiera y su relación con el reporte medioambiental

martes, 12 de febrero de 2019 | Mitigación

La ley 11/2018, de 28 de diciembre, por la que se modifica el Código de Comercio, el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, y la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, en materia de información no financiera y diversidad, exige a determinadas organizaciones a reportar anualmente información no financiera, esto es, la información ambiental, social, relativas al personal, el respeto de los derechos humanos, la lucha contra la corrupción y el soborno e información sobre la propia sociedad.

Empresas afectadas:

Desde 1 de enero de 2018, están obligadas a presentar el estado de información no financiera, individual o consolidado, las sociedades en las que concurran los siguientes requisitos:

a)    Que el número medio de trabajadores empleados por la sociedad o el grupo, según el caso, durante el ejercicio sea superior a 500.

b)    Que o bien tengan la consideración de entidades de interés público de conformidad con la legislación de auditoría de cuentas, durante dos ejercicios consecutivos, reúnan a la fecha de cierre de cada uno de ellos, a nivel individual o consolidado, según el caso, al menos dos de las circunstancias siguientes:

·         Que el total de las partidas del activo sea superior a 20.000.000 de euros.

·         Que el importe neto de la cifra anual de negocios supere los 40.000.000 de euros.

·         Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio sea superior a 250.

La Disposición transitoria de la Ley 11/2018 prevé que, transcurridos tres años de su entrada en vigor, la obligación de presentar el estado de información no financiera será de aplicación a todas aquellas sociedades con más de 250 trabajadores que o bien tengan la consideración de entidades de interés público de conformidad con la legislación de auditoría de cuentas (exceptuando a las entidades que tienen la calificación de empresas pequeñas y medianas de acuerdo con la Directiva 34/2013), o bien, durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos una de las siguientes circunstancias:

·         Que el total de las partidas del activo sea superior a 20.000.000 de euros.

·         Que el importe neto de la cifra anual de negocios supere los 40.000.000 de euros.

Información medioambiental:

Esta nueva ley de información no financiera presenta novedades en el reporte medioambiental, incluso para aquellas empresas que llevan años reportando y verificando información sobre los impactos de sus actividades en el medio ambiente mediante sus memorias de sostenibilidad.

A continuación le presentamos lo que la nueva Ley propone:

Información detallada sobre los efectos actuales y previsibles de las actividades de la empresa en el medio ambiente y en su caso, la salud y la seguridad, los procedimientos de evaluación o certificación ambiental; los recursos dedicados a la prevención de riesgos ambientales; la aplicación del principio de precaución, la cantidad de provisiones y garantías para riesgos ambientales. En resumen:

o    Cambio climático: los elementos importantes de las emisiones de gases de efecto invernadero generados como resultado de las actividades de la empresa, incluido el uso de los bienes y servicios que produce; las medidas adoptadas para adaptarse a las consecuencias del cambio climático; las metas de reducción establecidas voluntariamente a medio y largo plazo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y los medios implementados para tal fin.

o    Economía circular y prevención y gestión de residuos: medidas de prevención, reciclaje, reutilización, otras formas de recuperación y eliminación de desechos; acciones para combatir el desperdicio de alimentos.

o    Uso sostenible de los recursos: el consumo de agua y el suministro de agua de acuerdo con las limitaciones locales; consumo de materias primas y las medidas adoptadas para mejorar la eficiencia de su uso; consumo, directo e indirecto, de energía, medidas tomadas para mejorar la eficiencia energética y el uso de energías renovables.

o    Contaminación: medidas para prevenir, reducir o reparar las emisiones de carbono que afectan gravemente el medio ambiente; teniendo en cuenta cualquier forma de contaminación atmosférica específica de una actividad, incluido el ruido y la contaminación lumínica.

o    Protección de la biodiversidad: medidas tomadas para preservar o restaurar la biodiversidad; impactos causados por las actividades u operaciones en áreas protegidas.

 

Factor cuenta con 15 años de experiencia ofreciendo servicios técnicos de consultoría en los ámbitos de adaptación y mitigación al cambio climático, huella de carbono, sostenibilidad, economía circular, entre otras, tanto para gobiernos y organizaciones internacionales, como para más de 400 empresas.

Para ampliar esta información favor de ponerse en contacto con Asier Sopelana asopelana@iamfactor.com o llame al (+34) 944 24 05 63.

 

 

Fuente: Factor