Factor

Oslo es reconocida como la “Capital Verde Europea 2019”

viernes, 16 de noviembre de 2018 | Mitigación

Oslo fue reconocida con el galardón “Capital Verde Europea 2019”, evidenciando de esta forma su compromiso con la sostenibilidad y la protección del medio ambiente. Entre los sectores evaluados para obtener este prestigioso galardón se encuentran la calidad del aire, el transporte local, la biodiversidad, la gestión de residuos y los bajos niveles de ruido.

De hecho, la capital de Noruega se encuentra entre las 42 ciudades que participan en la campaña “Respira la Vida”, que lidera ONU Medio ambiente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Coalición Clima y Aire Limpio, siendo su objetivo proteger a las ciudades de los efectos nocivos de la contaminación del aire.

El coche eléctrico: en expansión

a día de hoy, Oslo es la urbe con más coches eléctricos per cápita en el mundo; una apuesta con la que ha conseguido disminuir en un 35% las emisiones de CO2 a la atmósfera desde 2012, mejorando con ello la calidad del aire y la salud pública. A fin de estimular la preferencia por el vehículo eléctrico, los ciudadanos que optan por el mismo tienen la oportunidad de beneficiarse de una serie de ventajas tales como la reducción de impuestos, el acceso a carriles preferenciales para el transporte público, viajes gratuitos en carreteras y transbordadores públicos, y acceso libre a estacionamientos municipales. Y, para dar servicio a este nuevo parking de coches, la urbe cuenta ya con más de un millar de estaciones de recargas eléctricas.

Se espera que, en 2020, todo el transporte público de Oslo y del condado vecino de Akershus esté alimentado íntegramente por energía renovable. Un objetivo que va aparejado a ese gran reto de reducir el tráfico de coches por la ciudad a fin de mejorar la calidad de vida de sus habitantes.Los espacios públicos que hasta ahora estaban ocupados por vehículos, son utilizados por la comunidad para realizar actividades culturales y artísticas al aire libre, y para crear parques infantiles o aparcamientos de bicicletas, un medio de transporte presente en un total de 200 estaciones, tanto en el centro de la ciudad como en sus alrededores.

Economía circular

En el apartado de residuos, destaca la apuesta por la economía circular al priorizar el reciclaje, el compostaje y la conversión en electricidad de la parte no reciclable. El biogás obtenido a partir de la basura biológica y las aguas residuales es utilizado para impulsar los autobuses de la ciudad y los camiones de recogida de basura. Adicionalmente, Oslo introdujo en 2016 el denominado “presupuesto climático”, una iniciativa integrada por 42 medidas desagregadas en tres sectores: energía y entorno, transporte y recursos, y a partir del cual las emisiones se contabilizan como si se tratase de un presupuesto financiero.

Oslo es la urbe con más coches eléctricos per cápita en el mundo; una apuesta con la que ha conseguido disminuir en un 35% las emisiones de CO2 a la atmósfera desde 2012, mejorando con ello la calidad del aire y la salud pública.

Asimismo, estableció la denominada “Red de Negocios para el Clima” a fin de estimular la cooperación entre los grupos empresariales, las organizaciones no gubernamentales y los ciudadanos, intentando poner coto al impacto de las empresas en el clima. Se implica también en la cooperación internacional mediante el apoyo a iniciativas tales como el grupo de liderazgo climático de ciudades C40, la Alianza de ciudades sin emisiones de carbono, ICLEI- Gobiernos Locales por la Sostenibilidad y Eurocities.

 

 

Fuente: Ecoticias