Factor

Parlamentarios europeos piden prohibir los combustibles pesados en el Ártico

martes, 12 de diciembre de 2017 | Adaptación

 

Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reabre el Ártico a perforaciones petrolíferas, el comité ambiental del Parlamento Europeo pide la prohibición del uso de combustibles pesados en el Ártico y demanda reducir las emisiones de CO2 de las flotas marítimas. Para que sea efectiva, esta petición debe contar con el apoyo de la Organización Marítima Internacional (IMO, por sus siglas en inglés).

La petición de los parlamentarios europeos para poner a salvo el Ártico de contaminantes y salvaguardarlo de posibles derrames como el ocurrido en nuestras costas hace ahora 15 años, el conocido como Desastre del Prestige, requiere que la IMO, organismo competente de Naciones Unidas para prevenir la contaminación marina y que regula la relación entre los Estados y la industria marítima, apoye estas medidas en su próximo comité ambiental, en abril de 2018.

En dicho comité se tratarán temas tan importantes como la prohibición en el Ártico de los HFO (Heavy Fuel Oil), un tipo de combustible pesado muy contaminante y prácticamente imposible de limpiar en caso de derrame, y  las acciones que el sector marítimo debe llevar a cabo en cuestiones relacionadas con el cambio climático.

Reducción de CO2
Los parlamentarios europeos también urgen a la IMO a tomar medidas respecto a la reducción de CO2 en el sector internacional marítimo mediante el establecimiento de objetivos de reducción claros que se alineen con el Acuerdo de París. El transporte marítimo es responsable del 3% de las emisiones con efecto invernadero y este porcentaje va en aumento.

Faig Abbasov,  de Transport & Environment concluye: “La IMO no ha hecho nada por reducir las emisiones del transporte marítimo en 20 años. Nuestros representantes europeos han dejado claro que ya no hay tiempo que perder. O bien la IMO implementa medidas de reducción de emisiones de CO2 para 2023, o tendrá que hacerlo la UE”.

“En un contexto en el que EEUU se descuelga del Acuerdo de París y en el que la administración Trump invita a la industria petrolera a perforar unas aguas tan desprotegidas como son las árticas, es necesario que la Unión Europea y todos sus Estados Miembros apoyen medidas de protección para esta región. Esto no sólo beneficiará a las comunidades y ecosistemas de esa zona polar, si no que irá en beneficio del planeta en su totalidad”, concluye Míriam Zaitegui.

 

 

Fuente: Energías-Renovables