Factor

Regulación e incentivos marcarán la hoja de ruta hacia la Economía Circular

jueves, 19 de diciembre de 2019 | Mitigación

 

Las empresas españolas asumen sus compromisos con la economía circular, pero reclaman una regulación específica e incentivos para incorporar ese objetivo a su actividad, porque la economía "existe" y el balance entre coste y beneficio debe ser positivo en sus cuentas de resultados.

Así lo han puesto de manifiesto hoy expertos en economía circular y cambio climático en un debate donde han analizado el paquete de medidas de la Unión Europea para la economía circular y su interacción con el Nuevo Pacto Verde anunciado por la UE durante la reciente Cumbre del Clima de Madrid (COP25).

Todos los ponentes han reconocido el éxito organizativo de esta cita, donde se ha visualizado a la “infantería social” como un nuevo bloque en las negociaciones, pero han destacado la falta de avances en cuanto a ambición y velocidad.

 

La transición ecológica depende de todos

La Alta Comisionada para la Agenda 2030, Cristina Gallach, ha destacado el “punto de inflexión” que ha supuesto considerar que la lucha en favor de un medio ambiente distinto “se tiene que ampliar a todos los sectores de la sociedad”.

Pero ha incidido en que todos los aspectos de desarrollo de este Pacto Verde o Green New Deal “tienen que tener regulación, que defina qué es y qué no es verde y ponga las etiquetas correctas para avanzar en esa transformación”.

En su opinión, se ha “sembrado” lo suficiente “para dar el salto”, pero una transición real de la manera actual de vivir “no se hace sin la implicación de todos”.

También ha puesto el foco en la ciudadanía la asesora ejecutiva de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), Cristina Monge, quien ha reconocido que la COP25 avanzó en asuntos de género o en el papel de las ciudades, pero “es la primera vez desde París en que los resultados técnicos concretos decepcionan”.

Para Monge, el Green New Deal puede ser un marco absolutamente transformador, pero necesita más ambición, porque hoy ya se ve que “las empresas pueden cumplir sin perder” y hay “más conocimiento que nunca, pero falta liderazgo político para cambiar el modelo económico”.

Y en esa transformación, la aplicación de las tecnologías de la información, el big data o la inteligencia artificial “puede suponer una enorme oportunidad para Europa en términos de reindustrialización”, ha añadido.

Para Cristina Monge, la estrategia para integrar los principios de la economía circular en las empresas “depende de tres patas: señalar a los que no hacen lo que tienen que hacer, premiar a los que lo hacen bien y apostar por cambios disruptivos”. 

 

Fuente: EFEverde