Factor

Reino Unido combatirá los efectos del cambio climático desde el espacio

viernes, 09 de febrero de 2018 | Adaptación

La Agencia Espacial de Reino Unido anunció que invertirá US$53 millones en satélites que ayudarán a combatir las catástrofes naturales generadas por el cambio climático que afecten a países en desarrollo. Los focos de preocupación van desde la lucha contra la minería ilegal en Colombia hasta la protección del ganado en Mongolia.

El aumento en la frecuencia de inundaciones, sequías y tormentas, además del derretimiento de hielos y el alza de las temperaturas globales que baten récords, han impulsado al gobierno de Reino Unido a pensar en estrategias nuevas para afrontar los efectos del cambio climático.

Es por esto que la Agencia Espacial UK, perteneciente al Gobierno y responsable del programa espacial civil, anunció que invertirá US$53 millones en satélites que ayudarán a monitorizar patrones climáticos impredecibles.

Esta nueva estrategia ayudará a controlar los desastres que afectan a Ruanda, la deforestación en Colombia, el riesgo de incendios forestales en Indonesia y el impacto del cambio climático en Tanzania y Fiji.

El programa pretende “ayudar a los países en desarrollo a abordar grandes problemas, como el alivio de desastres y el control de enfermedades”, dijo el ministro de Ciencia de Gran Bretaña, Sam Gyimah, en un comunicado.

En países como Colombia, las selvas están amenazadas por los agricultores que buscan tierras de pastoreo y las bandas criminales que talan árboles para la extracción ilegal de oro. En efecto, la degradación de la selva produce que el dióxido de carbono almacenado en los árboles se libere a la atmósfera.

En el caso de Mongolia, en donde cerca de 30% de la población depende de la ganadería, los inviernos severos están matando animales y devastando la economía. Camellos, cabras, caballos y vacas han estado muriendo en números récord.

Los 10 nuevos proyectos de la Agencia Espacial del Reino Unido se suman a las más de 20 iniciativas, ya existentes, que utiliza la comunicación por satélite para abordar problemas humanitarios generados por desastres climáticos.

 

 

Fuente: El Pulso