Factor

Ribera destaca la calidad del aire y la movilidad urbana en la lucha contra la emergencia climática

jueves, 04 de julio de 2019 | Mitigación

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, considera que la calidad del aire y la movilidad urbana son dos de las grandes preocupaciones que son "pertinentes" en el marco de la actual "emergencia climática" porque, en su opinión, no se puede acometer una transición ecológica sin el papel clave de los municipios.

Durante la presentación del 'Informe sobre Sostenibilidad en España 2019: Por qué las ciudades son clave en la transición ecológica', realizado por la Fundación Alternativas, la ministra ve que la lucha contra el cambio climático puede ser el "signo distintivo" de la Unión Europea en ese contexto considera que el informe se presenta en un momento "muy oportuno" en el que más de 8.000 municipios en España comienzan una "nueva andadura". "No podemos concebir una verdadera transición ecológica sin el papel clave de los ayuntamientos", ha comentado.  

Ribera ve "novedoso" el sentido de emergencia, de falta de tiempo y la convicción de que está en manos de cada uno cambiar el panorama, pero ha señalado que esto requiere una concertación de voluntades en torno al objetivo común.

Por ello, le genera un "sentimiento perturbador" que haya personas o instituciones que vayan en la dirección contraria en un determinado momento, --en alusión a la postura de Ayuntamiento de Madrid con la zona de bajas emisiones Madrid Central--. A su juicio, aunque en todo proceso de transformación tan profunda haya picos altos y bajos, cuando se produce un cambio de la dirección positiva "genera desconfianza".

Por eso, ha insistido en que los desafíos de la movilidad y de la calidad del aire son "pertinentes" pues tratan de salud, de condiciones de vida, de lo que se come, respira, la circulación, los residuos, los consumos inmediatos y de la capacidad de que las cosas funcionen mejor o peor.    

"Las ciudades son un actor clave en la transición ecológica. No hay nadie que pueda escapar de su correspondiente cuota de responsabilidad", ha sentenciado.

Asimismo, cree que en cuanto a calidad del aire se ha mejorado en los últimos años, cuando ni si quiera se consideraba un asunto prioritario, pese a que la Agencia Europea del Medio Ambiente calcula que cada 400.000 personas mueren al año de forma prematura en Europa por la mala calidad del aire.    

Si bien, ha destacado que en la actualidad, los ciudadanos están dispuestos a movilizarse a 40ºC en la Gran Vía si sentimos que parte los derechos y avances y mejoras están amenazados.

Ribera destaca la calidad del aire y la movilidad urbana en la lucha contra la "emergencia climática"

En la actualidad, según ha agregado, en Europa hay más de 250 zonas de bajas emisiones por un compromiso "intenso" de los alcaldes que se comprometen con lo que es una reclamación insistente y clara de sus ciudadanos. En esa línea, ha indicado que el borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica, una vez incorporados comentarios de la consulta pública inicial, plantea establecer como obligatorias las zonas de bajas emisiones en municipios de más de 50.000 habitantes y habilitar a las islas a poner medidas en marcha.    

El objetivo, según Ribera es que el 35 por ciento de los pasajeros se movilicen en medios no emisores de CO2 en 2030. Asimismo, ha explicado distintas medidas contempladas en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima en materia de transición energética, eficiencia energética entre otras cuestiones.
Ribera destaca la calidad del aire y la movilidad urbana en la lucha contra la "emergencia climática"

CASI 20 RECOMENDACIONES PRÁCTICAS    

El informe de la Fundación Alternativas, plantea una serie de recomendaciones para que la "emergencia climática" esté en el centro de las políticas locales.    

En concreto, plantea que a nivel local y autonómico todas las competencias en materia de transición ecológica se aglutinen en un mismo departamento y que las estrategias de energía y clima estén coordinadas a diferentes escalas.

Por ello, el informe pide la creación de un grupo de trabajo en el Congreso de los Diputados para abordar cómo mejorar la coordinación y cooperación entre las diferentes administraciones, no sólo en perspectiva horizontal, sino sobre todo en perspectiva vertical para dar más protagonismo al diseño y ejecución de estas políticas.

Asimismo, el trabajo estima que es "necesario" promover entre las administraciones locales un adecuado desarrollo del autoconsumo con energía solar, de modo que se eliminen las trabas municipales para facilitar la expansión masiva de pequeñas instalaciones fotovoltaicas entre los vecinos.    

Otras de las recomendaciones pasan por crear planes de transición energética locales, que analicen posibilidades y oportunidades de cada municipio para avanzar en eficiencia energética y el desarrollo de energías renovables, así como implantar en las ciudades medidas estructurales y no coyunturales para reducir los niveles de contaminación.   

Por ejemplo, propone limitar el tráfico y el acceso con vehículos al centro de las ciudades, instalar aparcamientos disuasorios, fomentar el transporte público y racionalizar el transporte de mercancías con vehículos limpios. "Medidas como Madrid Central no deben ser recortadas,sino consolidadas y ampliadas para que resulten cada vez más efectivas", defiende el informe.   

 Al contrario, el documento plantea arbitrar planes de vigilancia en salud pública que monitoricen la incidencia de la contaminación en la salud, en el número de ingresos hospitalarios, consumo de medicamentos y mortalidad.

Por otro lado, en cuanto a la movilidad urbana, reclama una mayor inversión en trenes de cercanías para aumentar la puntualidad y reducir las supresiones de servicios.    

Respecto a las medianas y grandes ciudades señala que es preciso cambiar la normativa para adecuar las ordenanzas a la nueva movilidad que garantice la convivencia urbana entre bicicletas, patinetes, coches y otros elementos de movilidad colaborativa.

Al mismo tiempo, apuesta por añadir a la planificación territorial la consideración de biodiversidad y servicios ecosistémicos como elementos clave para garantizar los sistemas de vida a medio y largo plazo y activar los procesos dirigidos a equilibrar la huella ecológica con la biocapacidad de los territorios mediante un enfoque integrado y biorregional.

Igualmente, plantea la creación de agencias municipales de empleo verde que se encarguen de identificar sinergias entre departamentos con competencias en esta materia y proponer planes específicos que tengan el doble objetivo ambiental y de creación de empleo

En materia de residuos, apuesta por la implantación de medidas eficaces, proporcionales y transparentes basadas en criterios técnicos para suprimir de forma gradual el depósito en vertederos y otras formas de tratamiento de desechos residuales para proporcionar incentivos económicos para fomentar la jerarquía de residuos.

Finalmente, recomienda la Fundación Alternativas establecer objetivos obligatorios para separar los residuos urbanos, en especial biorresiduos, textiles, celulosas y otros flujos municipales par a los que aún no se está realizando una gestión adecuada.    

Al respecto, ve necesario promover un sistema de control, seguimiento y certificación oficial de los datos de residuos para, a partir de ahí, tomar decisiones coherentes y garantizar la confianza de la sociedad sobre estos procesos.

 

Fuente: EP