Factor

Si los países de la UE cumplen sus planes de energía y clima, las renovables cubrirán el 53% de la demanda eléctrica en 2030

martes, 12 de noviembre de 2019 | Mitigación

Si los estados miembros Unión Europea cumplen sus planes nacionales de energía y clima, las energías renovables representarán alrededor del 53% del suministro de energía en 2030. Europa está en camino de alcanzar este objetivo, aunque el rendimiento de cada país variará, según un reciente análisis. 

El crecimiento continuo de la energía eólica y solar impulsará la descarbonización sustancial del sector eléctrico de Europa.

La transformación de la electricidad europea ya está en marcha. El suministro anual de energía eólica y solar superará la producción de carbón en Europa por primera vez en 2019. El futuro para los generadores de carbón de Europa es sombrío, con un costo de emisiones más alto, políticas competitivas de gas y eliminación que afectan al combustible.

En 2018, un tercio de la energía europea se suministró de fuentes renovables. La energía eólica fue el mayor productor individual de bajas emisiones de carbono, representando alrededor del 12% del suministro total en la región. La energía solar representó el 4% del suministro.

Peter Osbaldstone, director de investigación, dijo: “Las energías renovables están en camino de dar cuenta de la mayor parte del suministro de energía de Europa en diez años y más del 60% del mercado para 2040. A pesar del éxito de la energía eólica y solar, los gobiernos, reguladores e inversores europeos deben continuar trabajando duro para alcanzar los objetivos de energía climática».

Los mercados europeos de energía lucen diferentes hoy que hace unos años y el rápido declive del carbón, acelerado por los bajos precios del gas, es quizás el cambio reciente más significativo. Osbaldstone añadió: «Las fuentes de energía con alto consumo de carbono serán descartadas por la política si los mercados no pueden descartarlas».

La energía nuclear sigue siendo la mayor fuente de energía de la región, pero también disminuirá a medida que los reactores más antiguos se retiren y apenas se construya capacidad nueva.

La contribución del gas aumentará a medida que caiga el carbón y la energía nuclear, superando la producción de energía nuclear a principios o mediados de la década de 2020. En este momento, el suministro combinado de energía eólica y solar rivalizará con el gas, con la eólica produciendo más electricidad que el gas a finales de la década.

El costo de los generadores de gas flexibles seguirá siendo relevante para la formación de los precios de la energía, aunque los precios de la energía en Europa se volverán cada vez más volátiles a medida que aumente el volumen de suministro de energía variable.

“El grado de fluctuación del precio de la energía en Europa dependerá del mix y el volumen de las energías renovables en relación con la demanda por hora. La capacidad de almacenamiento de energía para aplanar este perfil será de creciente importancia a medida que avance la transición”, añadió Osbaldstone.

 

Fuente: El Periódico de la Energía