Factor

Signatarios de la Cumbre Mundial sobre el Clima se reúnen en Bonn

miércoles, 10 de mayo de 2017 | Mitigación

Los países tienen 10 días para elaborar un "manual" sobre el acuerdo, que entró jurídicamente en vigor, y cuyas disposiciones deben ser precisadas antes de que termine 2018.

En Bonn (Alemania) se prepara la Cumbre Mundial sobre el Clima que tendrá lugar en noviembre y que como prioridad de la agenda será convencer a Trump de respetar el Acuerdo de París.

Seis meses después de la conmoción que supuso la elección en Estados Unidos de un presidente escéptico sobre la realidad del cambio climático, los cerca de 3.000 delegados se reúnen estos días en la ciudad alemana de Bonn antes de la próxima gran conferencia sobre el clima COP23 a principios de noviembre. El enfoque del trabajo preliminar está en una guía de reglas para la aplicación del acuerdo climático de París para ser adoptada a finales de año.

Los preparativos de la gran conferencia climática dependen de Donald Trump, opositor de la protección del clima, que ha amenazado con retirar a Estados Unidos del acuerdo y quien anunció el 1 de mayo ante una multitud de seguidores que iba a tomar la decisión en los próximos días.

El Acuerdo climático de París se pactó en diciembre de 2015, en el cual su objetivo es: frenar el calentamiento global por debajo de dos grados, en comparación con los tiempos preindustriales. Los países firmantes se comprometen a reducir a cero las emisiones netas de sus gases de efecto invernadero en la segunda mitad del siglo XXI. EE. UU. ratificó el tratado en septiembre de 2016, aún bajo el mandato de Barack Obama.

"Este acuerdo internacional es la única esperanza de superviviencia para los pequeños estados insulares", declaró Thoriq Ibrahim, ministro de Medio Ambiente de Maldivas, en un comunicado publicado la víspera de la reunión en Bonn.

Su declaración refleja la gran inquietud de los países más vulnerables al cambio climático, por la llegada al poder en Donald Trump y su decisión de no luchar contra el calentamietno del planeta.

Los países costeros y pequeñas islas en general, sin vías de escape, están expuestos a la elevación del nivel del mar provocado por el cambio climático (dilatación de las aguas, deshielo de los casquetes polares y en los glaciares de montaña).

La Unión Europea y 196 países son miembros de la Conveción Sobre el Clima de la ONU, tras la adhesión de Palestina en 2015.

Entre los grandes emisores de gases de efecto invernadero, solamente Rusia no ha ratificado el texto, pese a haberlo firmado en París y teniendo en cuenta que Rusia es el quinto mayor emisor, después de China, Estados Unidos, la Unión Europea e India.

Es poco probable que lo haga bajo la presidencia de Vladimir Putin, que en marzo declaró que es "imposible" impedir el calentamiento climático, vinculado según él a "ciclos globales en la Tierra"

Los gobiernos ruso y estadounidense quedan en segundo plano en la lucha climática, pero China e India han reafirmado sus compromisos, lo que les permite también reducir su contaminación y su factura petrolera.

"China está bajo gran presión a nivel doméstico para reducir la contaminación del aire producida por el carbón y carburantes fósiles, y tiene gran interés en ser líder en los mercados de las nuevas tecnologías", explica Alden Meyer, experto de la "Union of concerned scientists".

En Bonn, los países tienen diez días para elaborar un "manual" sobre el acuerdo de París, que entró jurídicamente en vigor, y cuyas disposiciones, muy generales, deben ser precisadas antes de que termine 2018.

"Bonn no será un momento de decisión, sino un diálogo absolutamente necesario para preparar la COP23", indica Laurence Tubiana.

Las Fiyi presidirán en noviembre 2017 la COP23, que por razones de logística se celebra en Bonn, sede de la Convención sobre el Clima.

 

 

Fuente: El Espectador.