Factor

Un estudio europeo alerta de los elevados costes de los gases renovables

viernes, 08 de noviembre de 2019 | Mitigación

La European Climate Foundation ha realizado un estudio titulado “Towards Fossil-Free Energy in 2050”. En él, podemos encontrar datos muy interesante y explicativos acerca de la transición energética actual y el fin de los combustibles fósiles para 2050. 

 

Los datos del informe European Climate Foundation

En base a los datos obtenidos, la Comisión Europea concluye, que para cumplir los objetivos de descarbonización en 2050, las estrategias basadas en gases descarbonizados son más costosas que aquellas que optimizan la electrificación con la gestión de la demanda y la eficiencia. 

La Comisión Europea quiere terminar con el consumo de combustibles fósiles que provocan emociones de efecto invernadero, y parte de su plan es conseguir que los vehículos de combustión desaparezcan totalmente, haciendo que 80% de la electricidad que consumimos provenga de energías renovables. Todo esto para el 2050. 

Así, este informe incluye datos como que los costes de infraestructuras serán superiores en las opciones de gas e inferiores en las de electrificación (hasta un 36% más caro). Añade también, que es más barato invertir en redes eléctricas y desmantelar redes de gas que mantener las infraestructuras de gas existentes adaptándolas a H2, e invertir en producción y almacenamiento de H2. 

La inversión en redes eléctricas será necesaria en todos los escenarios, por lo que se trata de una “decisión non-regret”. En cuanto a los costes del sistema, el escenario de electrificación es el de menor coste total de los seis analizados: ahorro de costes de un 5% al año en Alemania y un 12% al año en España. Esto se traduciría en 23 billones de euros de ahorro en las facturas para los consumidores. 

Y por último, el estudio de la European Climate Foundation concluye que sería necesario el almacenamiento estacional basado en H2, pero no tiene sentido y es innecesario para los países cálidos como España. El análisis se basa en Hidrógeno (H2) y no en metano sintético(CH4) por considerarse el H2 más barato (H2 requiere inversión en redes de gas mientras CH4 conlleva capturar CO2 y convertir el H2 en CH4).

 

El compromiso de Europa y las medidas adoptadas

Como sabemos, Bruselas fue pionera en fijar el fin de los combustibles fósiles en Europa para el 2050. Así la propuesta es que más del 80% de la electricidad, provenga de fuentes renovables que, junto con una cuota de energía nuclear de un 15%, serán la columna vertebral de una economía libre de combustibles fósiles. 

La Comisión Europea ha presentado su estrategia contra el cambio climático a largo plazo, una hoja de ruta que propone que la Unión Europea reduzca emisiones contaminantes para el 2050, convirtiéndose en una economía neutra en carbono. 

La emergencia y punto de mira se encuentra en el calentamiento global, valorando que Europa es responsable de un 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero cabe mencionar, que gigantes como EEUU o China son muchos más dañinos en este sentido, así que habrá que evaluar hasta qué punto los deseos de la Comisión Europea se traducen en un resultado eficaz para todo el mundo.

El objetivo del bloque comunitario, es liderar la acción climática global y preservar una visión que pueda ayudar a conseguir 0 emisiones de gases en efecto invernadero a través de una transición socialmente justa y eficiente. 

Así, la Unión Europea se comprometió en el Acuerdo de París a reducir un 40% sus emisiones contaminantes en el 2030. Por su parte, Bruselas calcula que esta cifra llegará al 45%, cuando toda la legislación esté completamente vigente, y estima que avanzará hasta el 60% a mitad de siglo. 

 

A la espera de resultados e inversiones colectivas 

No se puede negar que la era de los combustibles fósiles nos ha permitido crecer como nunca antes lo consiguió cualquier otra forma de energía, pero tampoco se podrían ignorar, sus principales efectos adversos, entre los más evidentes se encuentra la contaminación y el calentamiento global, así como también las guerras por el control del petróleo. 

La eficiencia energética, asumirá también un papel importante en el camino hacia una economía libre de gases de efecto invernadero. Para que esto sea posible, todos los medios de transporte tendrán que contribuir en la descarbonización del sector para hacerlo más limpio, seguro y conectado. Esto supone avanzar en una movilidad eficiente e innovadora. 

La Comisión Europea también resalta la importancia de aprovechar todos los beneficios de la bioeconomía y acabar con la emisión de residuales de C02 mediante su absorción y almacenamiento. Más allá de los beneficios económicos, la descarbonización de la economía europea reducirá casi la mitad de las muertes prematuras por la contaminación del aire. 

 

Fuente: Stop Cambio Climático