Factor

Un río entero desaparece en Canadá como consecuencia del cambio climático

jueves, 20 de abril de 2017 | Adaptación

El cambio climático sigue mostrando sus dramáticas consecuencias al mundo, y los seres humanos, causantes de su existencia, poco parece preocuparnos. Recientemente, el rápido y prematuro derretimiento de uno de los mayores glaciares del río canadiense Yukón ha hecho desaparecer un río en sólo cuatro días.

Este es el primer caso observado y documentado de ‘piratería fluvial’, tal y como relata la investigación publicada en la revista Nature Geoscience. Según se ha documentado, el agua del río desaparecido se ha desviado totalmente hacia otro cauce.

Piratería fluvial

La piratería fluvial ha sido identificada desde el siglo XIX por los geólogos y suele estar asociada a eventos tales como cambios tectónicos y la erosión. Se usa generalmente para describir eventos que tardan mucho tiempo en ocurrir, como decenas de miles de años, y que no se habían visto en los tiempos modernos, sobre todo no tan rápidamente, dijo el coautor del estudio Jim Best, de la Universidad de Illinois.

Los científicos han sido testigos del primer caso moderno de “piratería fluvial” y culpan de ello al calentamiento global. Este evento tuvo lugar en la primavera de 2016, y es una muestra más de como el ser humano es responsable directo del cambio drástico de la geografía del planeta.

El río afectado es el Slims, anteriormente de unos tres metros de profundidad. Cuando se derretía el glaciar Kaskawulsh, el agua solía bajar hacia el norte por el río, que llegó a tener 150 metros en su punto más ancho. Este río desaparecido se unía con el Yukón en que desemboca en el mar de Bering. Sin embargo, un derretimiento más rápido hizo que el agua se desviara hacia el sur, al cauce del río Alsek, que desemboca en el océano Pacífico. Y todo entre el 26 y el 29 de mayo. Ahora, el Slims está ahora casi seco y los científicos creen que será permanente.

La falta de agua en el Slims no fue debido a los cambios en las precipitaciones, destaca Dan Shugar, profesor de la Universidad de Washington. Esto es porque es un río alimentado principalmente por el derretimiento glacial, no por la lluvia, y el Alsek aumentó en cantidades similares a lo que desapareció de los Slims.

La mano del hombre

Los científicos calculan que sólo hay una probabilidad de 1 en 200 de que el retroceso del glaciar y la piratería fluvial sean eventos únicamente naturales.

Por su parte, el glaciar Kaskawulsh cubre aproximadamente 25.000 kilómetros cuadrados, aproximadamente del tamaño de Vermont. El frente del glaciar se ha retirado casi 1,9 kilómetros desde 1899, lamenta Shugar.

 

 

Fuente: La Vanguardia